Ídolo

Ídolo
Morrissey

sábado, abril 07, 2007

Una rosa es una rosa es una rosa

Una mentira y un credo
por cada espina del tallo
que injertandose en los dedos
una rosa es un rosario
Betty dramática y evitada por la madurez. No sé qué clase de espíritu la soporte, pero a mí me arrancó menos lágrimas, no sé qué pasó. Sí sé qué pasó. Un último traspaso, la última utopía pendeja desbaratada. Eso.
Una doble muerte y el presentimiento del término del escozor. Una agonía prolongada que no deja de ser fastidiosa, por ello, ¡bien Zorg!, las tres o cuatro veces anteriores me cayeron lágrimas injustas. Ésta vez fue distinto, siempre te dí la razón, la compasión no es suficiente para tomar la decisión. Hay algo más allá, un algo egoísta pero válido que nos hace apretar el gatillo y dar el tiro de gracia. Aprieta fuerte la almohada, hasta que deje de respirar... Quizás ésta sea la última vez que vea esa película.
Para Amaranta

3 comentarios:

Hiscariotte dijo...

Quizás no; quizás la próxima vez le pones pausa antes de que Zorg en sus tacos entre a la habitación, no sé, puede que si le damos tiempo hasta salga del coma.

Anónimo dijo...

Betty está buscando algo que no existe en este mundo, quizá en el agua donde flota o en una tienda de juguetes junto a un nino. Es extremadamente doloroso su fin, pero Betty tiene que morir y desvanecerse. Y así terminar con este caos neuronal que provoca cada movimiento de ella y Zorg y que repercute en nuestra vida paralela a esta peligrosa obra de arte cinematografica. Te lo prometo no volverán a salir lágrimas.

Un abrazo Dal, te acompano.

Dalila dijo...

Puede ser Hiscariotte, pero no era un coma, era un estado de shock perpetuo. ¿Qué vendría después de eso? Hay que borrar cualquier rastro de inconformidad. Eso.

Ese algo que no existe.

No más paralelos Amaranta. Otro abrazo para tí.