Ídolo

Ídolo
Morrissey

viernes, septiembre 22, 2006

De los meta hiper supra inter yuxta

Ayer en el cierre del ciclo de conferencias sobre Pablo Palacio y Jorge Icaza, he asistido a las dos últimas ponencias, que a mi criterio han sido magistrales. La una, " La modernidad: Entre la realidad y la utopía" y la otra "La Vanguardia en las fronteras de idioma". La primera trataba sobre las vanguardias europeas y la segunda sobre el uso del lenguaje en la poesía vanguardista latinoamericana. Lo mejor de ambas fue, la claridad de sus expositores, la precisa articulación de su discurso y ojo lo más importante: Sin perder profundidad, lucidez y erudición, las ponencias (al menos la segunda) fueron de una extraordinaria intelegibilidad. Sin restar un ápice de genialidad y academicismo, la exposición fue llevada con una lógica tan clara e implacable que el auditorio siguió atento sin jamás perder un segundo de interés. Además cabe recalcar que ambas duraron el tiempo justo, y sin embargo nos dejaron a todos con ganas de más.
La verdad sería irresponsable de mi parte hablar de las ponencias anteriores o de las de los otros días, puesto que no pude asistir. Pero alguna gente me comentó que varias de las conferencias estuvieron engorrosas y aburridas. Se desarrollaron en desgloses de teorías incomprensibles para muchos... o para todos. Por ello un amigo que había asistido a todas, me comentó: No te perdiste de nada, viniste a lo mejor.
Yo no quisiera pensar que esta necesidad de ser altamente incompresibles para ser respetados en el mundo intelectual, obedezca a un complejo de inferioridad cultural. Quizás muchos nos esforzamos por sonar coherentes y verosímiles pero da tal manera que "logremos impresionar". Pero ojo, impresionar a quién. No somos visibles en el mundo de las letras, ni del arte, ni de la cultura en general. Hay que aceptarlo si complejos ni resentimientos. Y creo que de allí salen esas ínfulas de protagonismo de unos dos que tres que, cada vez que tienen la oportunidad de lucirse frente a un auditorio, escogen trabajar con un lenguaje lo menos decodificable posible.
Saco a colación todo esto, puesto que curiosamente los dos últimos panelistas que dictaron sendas ponencias, eran extranjeros. El uno francés y el otro peruano. Y con ello no quiero decir que en Perú o en Francia no hayan intelectuales con discursos engorrosos. Digo que estas dos personas sabían a lo que venían: A un ciclo de conferencias abierto para todo el público, y con ello tampoco es que dieron concesiones light, sino que acercaron su lenguaje a la compresión total y sus análisis terminaron siendo más brillantes aún pues todo el mundo pudo comprenderlos. O al menos eso es lo que a mí me pareció.

7 comentarios:

Homo Erecto dijo...

Tanto que hablan, para llegar a la conclusión que lo más rico es culear, decía textualmente una amiguita, que no es intelectual y que quería ser Marylin Monroe... sin Miller, claro.

Eduardo Varas C dijo...

Me das cierto respiro Dal cuando escribes sobre esa experiencia y dejas en claro que la claridad sí es materia de disertaciones....


Saludos

Dalila dijo...

Absolutamente. Es en la claridad en donde radica la genialidad.

Y gracias por haberme citado en tu último post. Me halaga muchísimo. Soy bastante inconstante en la lectura de blogs, pero el tuyo es el único que no me lo pierdo un solo día.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Debe haber sido interesante escuchar esas propuestas. Cuando dices que las ponencias fueron comprensibles, también he pensado que todo es una cuestión de educación. Si pensamos en las falencias de nuestra educación, una de ellas es la poca frencuencia de usar exposiciones orales en el día a día, si no como trabajos especiales. Conozco de cerca el caso de otros países en que la expresión oral es fundamental, entonces tienes a niños desde los 5 años hablando para sus compañeros de clase, por supuesto, primero de memoria, pero más adelante esta habilidad va incrementándose como en espiral. Y aunque muchas personas ecuatorianas son excelentes expositores, en el sistema educativo, Colombia, Perú y Francia, sí van más adelante.

Buseta de Papel dijo...

Qué bueno leer posts con tan grande lucidez y sencillez, Dalila. (la rima no es intencional)

El asunto se resume en saber equilibrar las fuerzas y no ir a los extremos. Y no es para nada fácil. Demasiada densidad sin una manera creativa de exposición resulta en aburrimiento, demasiada chacota sin contenido resulta una estafa. Es un asunto de paradigmas, desde q estamos en la escuela nos crean la falsa imagen de el y la intelectual o científic@: sec@, adust@, sin un ápice de humor, con problemas para tener pareja o con parafilias sexuales (y muchos se lo creen). Y eso, sumado, al entorno terriblemente mediocre en q nos educamos, hace q los chicos le cojan fobia. O lo q es peor,q le tengan indiferencia.

Espero poder leer algunos contenidos de las charlas mencionadas. Saludos. Avanti.

Miguel Antonio Chávez

Buseta de Papel dijo...

Qué bueno leer posts con tan grande lucidez y sencillez, Dalila. (la rima no es intencional)

El asunto se resume en saber equilibrar las fuerzas y no ir a los extremos. Y no es para nada fácil. Demasiada densidad sin una manera creativa de exposición resulta en aburrimiento, demasiada chacota sin contenido resulta una estafa. Es un asunto de paradigmas, desde q estamos en la escuela nos crean la falsa imagen de el y la intelectual o científic@: sec@, adust@, sin un ápice de humor, con problemas para tener pareja o con parafilias sexuales (y muchos se lo creen). Y eso, sumado, al entorno terriblemente mediocre en q nos educamos, hace q los chicos le cojan fobia. O lo q es peor,q le tengan indiferencia.

Espero poder leer algunos contenidos de las charlas mencionadas. Saludos. Avanti.

Miguel Antonio Chávez

Dalila dijo...

Gracias Miguel Antonio por tu comentario. El humor nos salvará, o en su defecto, el cinismo y el humor negro.