Ídolo

Ídolo
Morrissey

lunes, septiembre 25, 2006

Rumores


Es en el rumor en donde está la solución. ¿Realmente cree usted que el ciudadano común es tan responsable como para meterse a la página web de cada candidato y leerse el plan de gobierno? Y para los que no tienen acceso a Internet, ¿cree usted que se leen concienzudamente las propuestas sumariadas que aparecen en los diarios? O más fácil aún, ¿cree usted que el votante promedio gasta su tiempo limpio en averiguar qué es lo que propone cada uno de los no sé cuántos candidatos? No. Esa es la respuesta y la evidente realidad. Casi nadie lo hace, no tenemos la cultura de la información a profundis. No la tenemos, nos gusta lo fácil, para así tomar nuestras decisiones sin mayor esfuerzo. Nunca se nos impartió la cátedra de elucubración, pero, al parecer, sí la de intuición y adivinación. Somos expertos en deducir a partir de pequeños trazos. Y esos pequeños trazos se llaman publicidad y promoción. Lo que queda en nuestra retina, conciencia y memoria, son esas dos que tres frases contundentes o aquellas imágenes a veces discursivamente redundantes, a veces algo creativas. Payasos y superhéroes subiendo al congreso. Qué más conciso que eso. Súper héroes golpeando a los villanos del desempleo. Qué más literal que eso. Colorido, sin embargo. Suficiente para una aprehensión cognitiva.
Ahora, qué es lo que hace que un candidato consiga o no consiga más votantes. El rumor. Así se desarrollan las conciencias políticas ciudadanas en nuestro medio. Un gigantesco teléfono dañado que genera opinión pública, más allá del contenido del mismo. Y el rumor es el mejor amigo de las metáforas -o de los símiles-. Por eso que la publicidad y la promoción (los derroteros del marketing) se desenvuelven dentro de este mismo nivel surreal. Porque el rumor es surreal. Está sobre la realidad y la supera, se anticipa a ella y así consigue su cometido. El rumor es un Frankenstein, tiene un padre, un dios creador, el cual sabe que es suficiente dotarle de ciertas aptitudes a su creación ya que de ahí, el desenvolvimiento del monstruo correrá por cuenta del mismo. Porque pasadas ciertas barreras, el rumor se auto genera y por la misma vía es autófago. Por eso el rumor, siendo subjetivo e imperceptible físicamente, llega a antropomorfizarse y logra ser la metáfora materializada de una idea. Así se explica que gente como Correa, Lucio y hasta Jaime Roldós -siendo primerizos en las lides de la política- hayan captado tanta atención y su popularidad haya subido de una manera "increíble". Lo que sigo pensando, es por qué aún la falsa opinión pública se sigue asombrando de estos supuestos fenómenos. Y al decir falsa opinión pública me refiero al discurso de los medios, no a los medios en sí.
La lectura que los medios suelen dar al rumor, tiene las estructuras analíticas del mercantilismo. Necesariamente se asocia la popularidad con la venta de ideas. La persuasión. Pero yo no creo que esa persuasión entendida como manipulación de conciencias y verdades, sea la única vía del rumor. El rumor es mucho más que eso, es una herramienta idiosincrásica que alimenta constantemente la cultura y el pensamiento colectivo, y cuya aceptación general como medio informal de comunicación hace que la gente se inmiscuya en su discurso masivo. La capacidad discursiva independiente que tiene el rumor hace que su potestad vaya creciendo con el voz a voz. Es en la confianza y el respaldo del colectivo (que toma este discurso como suyo) en donde radica el éxito del rumor. La masa se apropia del rumor ya que es a la vez generadora y transmisora del mismo. El secreto no está en lo que dicen o en cómo lo dicen, sino en la capacidad de generar un condesado esquema de ideas reproducibles que puedan viajar a través del ciudadano en forma de rumor, hasta que este rumor se convierta en un ruido ensordecedor. Y así se gana la presidencia.
Digo, yo.

10 comentarios:

Paulette dijo...

estoy deacuerdo con casi todo lo que nobras dalila. sin mebargo, existe una "clase", por llamarla de alguna manera que significa un numero importante de votos. los universitarios que sí leen, analizan , critican. los profesionales de determinadas areas que en muchos casos hasta se proponen buscar espacios de debate. un poco desestimante entonces lo dicho.

en el caso de los rumores,sinceramente creo que como van las cosas en los medios, practicamente deberian ser considerados como primerisima fuente; el pilar de todos los analisis.

Anónimo dijo...

El poder del rumor es inmenso. Pero no podemos pasar por alto que su propagación se debe, en gran medida, a la predisposición que tiene la gente de creerse casi cualquier cosa y de los afectados de no tener una respuesta adecuada al nacimiento del mismo antes de que se convierta en una cosa que no se puede manejar.

Dalila dijo...

No estoy segura de las cifras, pero algo asó como el 80% de la población vive en la pobreza. Por lo tanto el ciudadano común, el que las estadísticas lo traducen como el ciudadano promedio, no es precisamente el estudiante universitario o el profesional responsable. Y aún dentro de este grupo de gente, un grande porcentaje obra de acuerdo a lo expuesto en el post. No hay que ser ciegos frente a la realidad. Cierto es que hay gente que se preocupa por conocer a detalle las propuestas de los candidatos, pero todo el mundo sabe que jamás serán la inmensa mayoría. Y yo hablaba de esa inmensa mayoría, que son a la final quienes deciden las tendencias votantes. Siempre hablé del ciudadano común en mi post. De ese cuya educación y sus condiciones de vida y coyunturas, no le han permitido desarrollar herramientas críticas puesto que se halla más preocupado en ganarse el pan que en saber qué es TLC, PIB o Asamblea Constituyente. Yo hablo con conocimiento de causa, yo me paso con un termómetro urbano callejero, midiendo estos fenómenos, y esa ha sido mi conclusión. Mo condición actual proletaria de andar en buses y codeándome con el pueblo, me ha permitido recopilar datos interesantes.

Eduardo Varas C dijo...

¿Es decir que has hecho las famosas 'encuentas de carne y hueso? jajajaja

Dal, fuera de broma, el rumor funciona porque va a lo emotivo directamente, esa es su validez, aunque es una emotividad basada en prejuicios o razonamientos básicos: "Esto es bueno", "esto es malo"... así de simple. Así las cosas quedan divididas de manera muy obvia y hasta enfermiza...

yo diría antojadiza...

"Fulano es comunista" (comunismo es malo)

"La partidocracia seguirá gobernando" (los partidos son malos)...

la lista de eslóganes pueden seguir. Y sí, hago un paralelismo entre la publicidad y el rumor porque en sentido de propaganda política suenan a lo mismo.

Paulette, una vez que el rumor entra en los medios, pues se lo debe comprobar o desvirtuar... sencillo


Abrazos

Paulette dijo...

>...una vez que el rumor entra en los medios, pues se lo debe comprobar o desvirtuar... sencillo

vamos varitas, que no necesito catedra de eso.

dalila, por eso exactamente es que mencione en que coincidia contigo en varios puntos, pero de todos modos siempore he creido que el hecho de que un alguien se agarre de las estadisticas para elaborar ciertos analisis pues de cierta forma desmerece al "ciudadano promedio"

por ejemplo, yo tengo un suekdo mediocre, lo que ubica estadisticamente en el porcentaje de la poblacion que no sabe como va a llegar a fin de mes. y si puedo ver mas alla de mis narices.

mis encientas en cambio, me hablan de una importante curiosidad en el ciudadano promedio, cosa que antes verdaremante no existia. en resumen veo como la gente se toma su tiempo.

pero ve tu a saber a que "promedio" es que una tiene q agarrarse ultimamente

Dalila dijo...

Je je simón, que filática yo hecha la de las encuestas de carne y hueso. Bueno, pero a mí me gusta prestarle atención a la gente en las calles, qué le voy a hacer.

Eduerdo, por otro lado ese "condensado esquema de ideas reproducibles" del que yo hablaba en mi post, es exactamente lo que tú dices: razonamientos básicos. Tesis y antítesis construidas sobre lo emotivo. Yo también nombré a la publicidad como fuente de generación de estos mini discursos, pero ojo que no es la única que los produce. Estamos de acuerdo.

Paulette, mi sueldo creo que es tan o más mediocre que el tuyo, pero creo que tenemos otra formación, otros intereses, qué se yo otras relaciones de vida que nos han llevado a interesarnos por cansones temas como este. No es que desmerezca al ciudadano promedio, que según tu análisis puede ser "otro promedio", pero la realidad social del Ecuador es un termómetro suficiente como para conocer a mi gente linda, jeje.

Yo debo confesar que desconozco las propuestas de muchos de los candidatos de bajo perfil, porque simplemente no me interesa y no creo que tengan el menor chance. Sin embargo, dentro de un círculo de gente universitaria -incluso con postgrados- con la que tengo contacto (aunquesea por chat) noto que de largo soy la más interesada e informada. No es por hacerme la bacán pero es la cruel realidad, yo propongo a cada rato ese tema de conversa y todos me responden con generalidades, con las mismas generalidades que he escuchado por las calles... Da mucho de qué pensar...

Micifús dijo...

Me atrevo a decir que no sólo sucede en Ecuador, sino en más países latinoamericanos, y lo vimos ahora último en Mexico... Seguramente si gana Correa, los demás -no todos, quién sabe- dirán que fue fraude y lo mismo sea quien gane, siempre quienes pierden suelen respaldarse en la cuestión del fraude, que por demás también termina siendo rumor, porque a fin de cuentas quién asegura que haya sido o no? Tan viciado está el ambiente político que la gente, quizá por irresponsable, quizá por desaliento, -o por lo dices, por facilistas- no nos informamos más (me incluyo). Pero no es tan fácil como que de un momento a otro se empiece a ser responsables, es cuetión de cultura, de educación, de años de buena práctica y a lo mejor muchos ya se han dado por vencidos al ver que las cosas no avanzan para bien y deciden irse, realmente es un problema y es una pena, pero el hecho de empezar a cuestionar y reflexionar ya es un avance, y sí creo que cada vez hay más jóvenes atentos a esto...

(al decir )

********

Micifús dijo...

(al decir) --- ni idea de qué iba a escribir ahi.

Ah pero algo más! Los medios no ayudan mucho, las entrevistas -probablemente no todas- dejan mucho qué desear.

********

Dalila dijo...

Pero como ya lo dijo Ottinger, la gente, es decir, nosotros, nos lo creemos casi todo. Odio repetir siempre lo mismo, pero esa es la meta realidad en la que vivimos. El nivel del rumor, llámese opinión pública, discurso de los medios, conciencia colectiva, es una metarealidad que nos convierte en actores de ese sainete. Uh, ¡ni que Matrix! ja ja.

Carlos dijo...

jaja a ver, quien vive en la metarealidad? el espiritu santo ?

Te quejas de que el pueblo no conoce los planes de gobierno de los
distintos candidatos, pero de que le sirve conocer que hara tal o
cual candidato, en materia economica por ejemplo, si le faltan las
herramientas necesarias(educacion, acceso a la informacion, etc.)
para juzgar si tal o cual plan economico es o no beneficioso
(o juzgar para quienes es beneficioso) ?

Esto tambien tiene que ver con la queja de que la gente juzga sobre
bases "emotivas" y que "nadie usa la razon". Pero como podria ser de
otra forma? La funcion mas importante que tiene que cumplir este
sistema para poder reproducirse a si mismo es la de negarle a las
masas las condiciones objetivas para poder "usar la razon": un sistema
educativo gratuito y de acceso masivo, medios de comunicacion que
respondan a intereses democraticos, acceso libre a diferentes fuentes
de informacion, etc. En nuestro pais se le niega al pueblo todas estas
cosas, entonces lo que se necesita es un cambio mucho mas fundamental
que simplemente pedirle a la gente que se ponga a leer planes de
gobierno antes de votar.

Como se genera la opinion publica es un tema bastante interesante, y
hay discusion para rato. Yo me remito a Gramsci (su categoria del
'sentido comun') y por supuesto Chomsky.

saludos.